“En Granada”, experimentando con la prosa poética

pájaro

[new_line]”En Granada”

En Granada está el barrio de la Caleta, en la Caleta hay una pequeña churrería, en la churrería está el churrero y en el churrero hay un gran orador. Son las ocho de la mañana, el orador silba alegre, el aceite está humeante y la cafetera preparada para llorar marrón.

En las calles de Granada hay una muchacha, y en la muchacha una mochila, cargada de hambre y conversación.
– ¡Una de churros con chocolate, caballero!

En las manos del caballero, polvos de cacao, y en la barra de su oficina, un churro machacao.

– Aquí tiene, señorita. Los primeros churros de este día. ¿Cómo está ese chocolate?
– Espeso y con el mejor dulzor. Pero dígame, los restos del churro que ahí desmenuzó, ¿para quiénes son?

En Granada hay una familia y en la familia un cantaor.

– Son para mis pajarillos, a los que alimento yo. El primero es el valiente. El que, cada mañana, come caliente. Mire, ya llegó…y con su desayuno voló. Aguarde, que llegan los demás. Si algún día he fallado, el valiente desde su rincón me ha mirado. Yo le silbo y él me lo agradece cuando le acerco su ración. Observe allá atrás, donde anidan en época de criar. Cuando sus polluelos comienzan a voletear, acá los traen para que sepan a quien preguntar. Su mérito tiene, yo les quiero y ellos me quieren. Ya no tienen el miedo en su ADN.

– ¡Qué bonito relato, y qué gran corazón!

En Granada hay una historia, la historia de un churrero con devoción.

By | 2015-04-28T20:09:54+00:00 abril 28th, 2015|LiteRotura, Relatos|0 Comments

About the Author:

Beatriz Lizana. Curiosa ad infinitum. Creativa. La escritura y la fotografía como herramientas para entender el mundo. "Puedo prometer y prometo que jamás dejaré de aprender".

Únete al experimento y comenta. Sigamos creando.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.