No. Por favor, no dispares

Esta entrada forma parte de la serie Una imagen, una historia.

Niño disparando con paraguas en Chefchaouen

 

No. Por favor, no dispares
que quiero continuar mi vida.
Te prometo volver
para jugar contigo
otra vez,
por las calles de Chefchaouen.

Por estas calles de Chefchaouen hay unos niños que alborotan un escenario de naturaleza tranquila. Se ríen, cuchichean entre sí y me dicen cosas que ojalá pudiera entender. El ruido se hace silencio cada vez que les respondo en un español que tampoco comprenden. A pesar de ello, jugamos. El niño al que apunto con mi cámara me reta con su paraguas, y la imagen se convierte en poesía.

poesía
Abdelkrim Tabal

Poesía publicada en Chaouen, al borde de un poema, Según Mohammed Sefiani, el alcalde de esta localidad, “una obra como ejemplo evidente del compromiso por la cooperación entre el Consejo Municipal de Chefchaouen y la Diputación de Granada. Esa ciudad de Al-Andalus cuya belleza, tan similar a la nuestra, difumina la distancia y evidencia la profundidad de los vínculos nuestra común cultura: la de Andalucía y la del norte de Marruecos.”

By | 2016-11-26T21:56:01+00:00 febrero 18th, 2016|Chefchaouen, Marruecos|0 Comments

About the Author:

Beatriz Lizana. Curiosa ad infinitum. Creativa. La escritura y la fotografía como herramientas para entender el mundo. "Puedo prometer y prometo que jamás dejaré de aprender".

Únete al experimento y comenta. Sigamos creando.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.