El día que me monté en un Trabant

trabi 4

–Por favor, que firmen todos los que vayan a conducir el coche.

Debido a los casi treinta grados de temperatura que hace en la calle aún me cuesta entender que estoy en Berlín. El coche al que nos subimos me parece de juguete, este micromachine Trabant descapotable –el más común en la antigua RDA– dejó de circular en 1991 y ahora Trabi Safari lo usa para hacer rutas turísticas por la ciudad. Amadeu me pasa la hoja de firmas pero yo me hundo en el asiento del copiloto, no estoy segura de dejar mi autógrafo. Es que, siendo algo disléxica y medio ambidiestra, a mi cerebro le cuesta más trabajo procesar determinadas tareas.

 –Para meter primera, tira de la palanca hacia ti y gira hacia abajo, la segunda sube hacia arriba, la tercera empujas y otra vez la palanca hacia abajo…

trabi 2

Firmo, pero no. No voy a poder conducir. ¡Somos tres en el coche y no quiero cagarla! Julia no tiene carnet así que dejo que Amadeu se haga dueño del volante; yo me dedicaré a hacer fotos y a disfrutar como una enana por las calles de Berlín.

trabi pintura firma

La ruta la forma un convoy de unos ocho coches con los responsables de Trabi Safari en cabeza. Además de guiarnos por el camino, nos van relatando anécdotas que escuchamos a través de la radio del coche. Pasamos por los principales puntos turísticos de la ciudad: Postdammer Platz, el Reichtag, el monumento al Holocausto, lo que queda del muro de Berlín, la puerta de Brandemburgo… Durante algo más de una hora y media nos sentimos famosos, los turistas nos hacen más fotos a nosotros que a los propios monumentos.

trabi

A mitad de camino el convoy se para a un lado de la carretera para hacer un cambio de conductores. Mis ganas de experimentar algo nuevo pueden más que mi miedo a conducir el Trabi así que casi sin pensarlo me pongo al volante. Hacía mucho tiempo que no me ponía tan nerviosa, pero ya era tarde para echar marcha atrás (nunca mejor dicho), por lo que me pasé los cinco primeros minutos relatando los cambios de marcha en voz alta para que Amadeu pudiera corregirme en caso de error. Tras ese breve periodo de tiempo que a mí me pasó a cámara lenta pude automatizar los cambios y empecé a relajarme. Entonces sí, me sentí como en una película de los años sesenta, con el pelo ondeando al viento y disfrutando del placer de conducir.

trabi carnet firma

Mi carnet de Trabi

 

 

By | 2017-04-11T00:26:12+00:00 junio 26th, 2014|Alemania, Historias de metro, LiteRotura|6 Comments

About the Author:

Beatriz Lizana. Curiosa ad infinitum. Creativa. La escritura y la fotografía como herramientas para entender el mundo. "Puedo prometer y prometo que jamás dejaré de aprender".

6 Comments

  1. Viajes de Primera julio 8, 2014 at 8:51 am - Reply

    ¡Es una experiencia genial! No sólo te permite recorrer Berlín si no que, además, te deja viajar en el tiempo… ¡Al menos a quienes tenemos la imaginación hiperdesarrollada! 😀

  2. Quaderns de bitàcola julio 2, 2014 at 10:20 pm - Reply

    Vaya aventura! conduciendo por el centro de Berlín, je je! ¿Quién ha dicho peligro? 🙂

  3. Surfing the Planet junio 30, 2014 at 7:17 am - Reply

    Muy buen post!!!! Una gran aventura compañera!!!!!!
    Hay que repetir!!!!!!

  4. Arol junio 29, 2014 at 9:36 pm - Reply

    Me encantó la entrada y la imagen final del pelo al viento me parece estar viéndote 😉

  5. Sara Cristina junio 26, 2014 at 11:06 pm - Reply

    Uyuy que peligro andaluza empanada al volante, jeje

    • Beatriz junio 26, 2014 at 11:25 pm - Reply

      No fui precisamente yo la más peligrosa 😉

Únete al experimento y comenta. Sigamos creando.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.