Experimentando con los calçots

Cómo comer calçots: “allá donde fueres, haz lo que vieres”

Dicen los maestros del protocolo que nunca sirvas en una comida formal nada que debas comer con las manos… pero dicen que las normas están para saltárselas. Niño no sorbas la sopa, niño no juegues con la comida, niño no eructes. ¿Pero de dónde salen esas normas? ¿De dónde sale ese niño? En Marruecos, si eructas al finalizar la comida significa que ésta te gustó. En Corea, no sorber la sopa es de mala educación. Y es que hay casos en los que el ámbito geográfico de esos expertos en finura está muy bien delimitado.

Como en Cataluña, donde en invierno pringarte hasta los ojos en una barbacoa es de lo más normal. ¿Cómo? Comiendo cebollas.

calçots

La particularidad es que los calçots, que así es como se llama este tipo de cebolla, llegan a la mesa quemadísimos y se comen entre amigos. Como ves, la pinta no es nada buena. Lo normal es que te ofrezcan un babero, y en determinados lugares también te darán guantes para no pringarte en exceso. Mi consejo es sí al babero y no a los guantes; el tacto proporciona placer, también en la comida 😉

La forma de comerlos tampoco es especialmente glamurosa: con una mano lo agarras por la parte verde, con la otra deslizas suavemente la primera capa (la quemada) y lo mojas en una salsa especial para este plato, la romescu. Ahora es cuando viene el baile… adelanta el pecho, saca el culo, mira hacia arriba y abre la boca. Puedes ir intercalando los calçots con chorritos de vino del porrón que tendrás a menos de un metro de distancia, pero el paso es el mismo, la cuestión es no mancharse demasiado. Repite estos movimientos, pero no hasta el infinito porque después vendrá la carne asada, y las naranjas, y la crema catalana…

Imagínate: sol, caçots, amigos, vino… En Cataluña, si comes cebolla… fomentas la amistad y el compañerismo, como bien explica Laura Fernández. Pero y si la comida no es entre colegas, ¿cómo conjugar calçots y protocolo? En Mas La Boella se puede, en esta masía de Tarragona, perfecta para celebraciones o reuniones, te servirán este delicioso plato en sus jardines, como si de un cocktail se tratase, y terminarás la comida en uno de sus elegantes salones.

Menu Mas La Boella

By | 2015-03-05T12:46:05+00:00 marzo 5th, 2015|Gastronomía|2 Comments

About the Author:

Beatriz Lizana. Curiosa ad infinitum. Creativa. La escritura y la fotografía como herramientas para entender el mundo. "Puedo prometer y prometo que jamás dejaré de aprender".

2 Comments

  1. […] Experimentando con los calçots (Xperimentando) […]

  2. Alberto Ruiz marzo 5, 2015 at 1:43 pm - Reply

    Genial el artículo, pero en mi primera calçotada me enseñaron a pelarlos al revés, con la parte verde para abajo. ¿Qué opináis?

Únete al experimento y comenta. Sigamos creando.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.