es Spanish
es Spanishen Englishnl Dutchfr Frenchde Germanur Urduja Japanese

Cuando le duele a una ciudad

Una voz al teléfono me alerta: “¿Aún no te has enterado? Acabo de ver en las noticias que Shangrilá se ha quemado. Muchos de sus templos y más de doscientas casas ahora son ceniza”. No me lo puedo creer. Caminaba con paso decidido por Travessera de Gracia pero al oír esta terrible noticia me quedo clavada frente a una panadería. Una señora que pasea con su hijo se queja de lo estrecha que es la acera y lo mal educada que soy por cortar el paso. “¿Estás seguro de que es mi Shangrilá, mi paraíso chino?”

El crujir de las interferencias por falta de cobertura me deja con un mal sabor de boca. Siento ansia por confirmar esta noticia; en cinco minutos llego a casa, el ordenador lo enciendo en un minuto y en treinta segundos compruebo que, efectivamente, el pueblo milenario ha sufrido un incendio descomunal.

¿Las ciudades sufren? ¿Duele este incendio en Shangrilá tanto como uno en el outback australiano? ¿Cómo reaccionan los habitantes ante una situación tan adversa? Hablamos de grandes catástrofes que arrasan infraestructuras y naturaleza sin piedad, que provocan daños no sólo en su entorno ambiental sino también en el social y económico.

¿Cuánto tardará Shangrilá en reponerse? ¿Pueden las ciudades recuperarse de perturbaciones y salir fortalecidas por la experiencia? Al parecer sí, y le llaman resiliencia urbana… divina señora.

By | 2018-11-04T19:49:14+00:00 febrero 20th, 2014|China, Contando conceptos|0 Comments

About the Author:

Beatriz Lizana. Curiosa ad infinitum. Creativa. La escritura y la fotografía como herramientas para entender el mundo. "Puedo prometer y prometo que jamás dejaré de aprender".

No Comments

  1. Jose febrero 22, 2014 at 5:48 pm - Reply

    Sin olvidar lo más importante, la pérdida de vida y la tragedia humana, ojalá que esta maravillosa ciudad (que logró evitar lo peor de la revolución cultural y la fijación china por difuminar/eliminar los diferentes patrimonios culturales de sus “minorías”) logre renacer con el respeto a la tradición, especialmente de su arquitectura, logrando también evitar esa “plaga” tan común en China: el estilo tradicional pero sobrecargado, cursi, kitch. En este sentido (ahora que ya es mundialmente conocida) sería un gesto simbólico retirar el cursi nombre peliculero de Shangrila y devolverle el de Zhongdian…porque no cabe esperar que las autoridades autorizaran el nombre tibetano: Gyelthang.

    • belilo febrero 24, 2014 at 3:11 pm - Reply

      Sin duda alguna, las que más sufren son las personas, quienes al fin y al cabo son las que forman (y construyen) la ciudad. Es un dolor grupal, pero que precisamente por tener esta característica podría ser paliado antes para seguir evolucionando. ¿Tener respecto por las tradiciones significa reconstruir lo mismo de antes? Lo que a nosotros nos parece cursi, ¿podría ser parte de la evolución de este pueblo?

  2. Irene febrero 21, 2014 at 8:34 am - Reply

    Vi esa noticia por la CNN de Hong Kong, asi que no entendi muy bien lo que paso ni el alcance del incendio. solo veia imagenes de fuego y el nombre de shangrila en el titular. Espero que Shangrila se recupere pronto de este golpe.

    • Bea febrero 21, 2014 at 2:39 pm - Reply

      ¡Ojalá que así sea!

Únete al experimento y comenta. Sigamos creando.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.